Fresas Maceradas con Vinagre Balsámico

fresas con vinagre

¿Estás buscando una forma única de elevar el sabor de las clásicas fresas? Te invitamos a probar una receta que combina lo dulce de las fresas con lo agridulce del vinagre balsámico. En la Frutería La Comarca, nos apasiona compartir ideas creativas para disfrutar al máximo de nuestros productos frescos. Acompáñanos mientras te enseñamos cómo preparar este irresistible y sofisticado postre.

Ingredientes

  • 1 kg de fresas maduras, lavadas, desinfectadas y cortadas en rodajas
  • 1/4 taza de vinagre balsámico de buena calidad
  • 2 cucharadas de azúcar granulada o azúcar morena
  • Hojas frescas de menta para decorar
  • Opcional: helado de vainilla o crema batida para servir

¿Cómo hacerlo?

  1. En un tazón grande, coloca las rodajas de fresas de manera uniforme.
  2. En una cacerola pequeña, calienta el vinagre balsámico y el azúcar a fuego medio, revolviendo constantemente hasta que el azúcar se disuelva por completo. Esto debería tomar aproximadamente 2-3 minutos.
  3. Una vez que el azúcar se haya disuelto, retira la mezcla de vinagre balsámico del fuego y déjala enfriar durante unos minutos.
  4. Vierte la mezcla de vinagre balsámico sobre las fresas en el tazón. Asegúrate de cubrir bien todas las fresas con la mezcla.
  5. Cubre el tazón con papel film o una tapa y deja macerar las fresas en el refrigerador durante al menos 1 hora, o idealmente durante la noche, para que los sabores se mezclen y las fresas se impregnen del delicioso sabor del vinagre balsámico.
  6. Antes de servir, retira las fresas del refrigerador y deja que alcancen la temperatura ambiente durante unos minutos.
  7. Sirve las fresas maceradas en platos individuales o copas para postre. Decora cada porción con algunas hojas frescas de menta para realzar el sabor y agregar un toque de frescura.
  8. Para una presentación más elegante, sirve las fresas maceradas sobre una bola de helado de vainilla o acompáñalas con una generosa porción de crema batida.

¡Disfruta de esta exquisita y sofisticada versión de las clásicas fresas maceradas con un toque de vinagre balsámico y menta fresca! Su sabor agridulce y refrescante las convierte en el postre perfecto para cualquier ocasión especial o simplemente para darte un capricho delicioso en cualquier momento.